viernes, 2 de enero de 2015

Somos o no somos importantes….¿?



Menuda pregunta fue esta que me hicieron hoy ¿y tú qué crees, afectamos el mundo que nos rodea o somos lisa y llanamente un grano de arena en la gran inmensidad? Me quedo pensando, porque efectivamente frente al infinito, parece que no somos nada en la individualidad; y al mismo tiempo, en el vivir de todos los días, permitimos que nazcan diferentes situaciones que, sin nuestra participación, no estarían presentes.
La pregunta, entonces, parece que más bien podría ser ¿dónde y cuándo somos importantes, para que esas instancias asuman la relevancia que tienen y no se nos pasen inadvertidas? ¿dónde y cuándo podemos elevarnos al mayor estatus de nosotros mismos, para imprimir nuestro aporte único e irreemplazable?
Y la pregunta que podría, en este caso, carecer de sentido tal vez podría ser ¿qué importancia tiene el que yo haga o deje de hacer determinadas cuestiones si la vida está determinada por la gran máquina del tiempo y estamos todos sumidos en este organismo que funciona a un ritmo que parece ser indiferente a la escala humana?
La importancia de lo pequeño en el mundo que vivimos es la que va moviendo la gran máquina del tiempo. Si desajustamos lo pequeño y si estamos a favor de eso pequeño, estamos aportando en la humanidad; si no aportamos ahí donde podemos hacerlo, nuestra vida es un engranaje de este gran universo y aporta por el solo hecho de estar.
En el mundo grande, el aporte es mediato, a diferencia del mundo pequeño en que cualquier intervención se deja ver, se hace notar, se releva y destaca…. se hace vivir en el instante. En el mundo grande, el aporte es pequeño; en el mundo pequeño, el aporte puede ser muy grande. Por eso a veces es importante estar atentos a estas oportunidades que nos da la vida, que nos permite hacer de algo pequeño, algo grande…..

jueves, 27 de noviembre de 2014

Y tú, ¿quién eres?





Le habrá sucedido alguna vez encontrarse con una persona con quien siente que no tiene nada o muy poco en común y que, sin embargo, ahí está presente en su vida una vez y tal vez otra vez y quizás una tercera vez…. En tales casos uno podrá preguntarse ¿Y qué rol ocupa esta persona en mi vida? ¿porqué me la encuentro una y otra vez en distintos ambientes, en distintos momentos o cada cierto tiempo?
Son situaciones llamativas éstas en las que uno se topa con gente a lo largo de la vida, con quienes no establece especial relación y, sin embargo, se la sigue encontrando en diversas oportunidades. Esas personas, en realidad, sí tienen que ver con uno…. Ya saldrá develado su significado en la vida personal y vendrá a cerrar un ciclo que alguna vez abrió…. Y en ese momento, cuando ese ciclo se esté clausurando, podremos evaluar su participación en nuestra vida y recién entonces podremos decir que tan significativo ha sido su aporte y tal vez, recién entonces podremos tomar consciencia de ese aspecto de nuestra vida que ella siempre quiso mostrarnos y al cuan nosotros siempre hicimos oídos sordos.
¿Cuántos sucesos serán de este tipo en nuestra vida? sucesos que acontecieron sin haber dado mayor énfasis a algo específico y que, sin embargo, fueron finalmente importantes. El momento para darnos cuenta de aquello es cuando cierran un ciclo; en ese instante, captamos el sentido de su vida en la nuestra… y completa otra parte de nosotros mismos que seguramente habíamos pasado inadvertidas.
En la vida no hay sucesos al azar. Todo lo que aparece tiene una razón completa para hacerlo: tiene un comienzo, un desarrollo y un final. Las personas con quienes nos vamos encontrando también tienen en nuestra vida este sentido de proceso participativo; son un todo que se presenta y se va desarrollando hasta exponerse por completo. En algunos casos comprendemos rápidamente su significado; en otros casos, develarlo es muy difícil. Las primeras impresiones son tan importantes…. Y los primeros sueños, decisivos….. en ellos podremos visualizar cuál va a ser la participación de esos hechos -que muestra el sueño- en nuestra vida y cuán involucrados nos encontraremos con ellos. En los sueños y en las primeras impresiones -de las cosas- se encuentra el diseño completo de participación de ese suceso en nuestra vida. Si rescatáramos ese material tan valioso, podríamos comprender mucho de nuestra propia vida, podríamos comprender mucho de la vida de esos otros que participan en nuestra vida con nosotros, podríamos comprender tanto de la vida misma….

jueves, 20 de noviembre de 2014

.... nuestras decisiones...


Si uno supiera las reales consecuencias de nuestras decisiones ¡¡ qué distintas serían éstas ¡! El gobierno del self versus el gobierno del ego implica vivir o morir…. literalmente…. Y uno no sabe lo que esto significa ni lo que esto conlleva en el mundo macro y en el mundo micro.
El mundo micro es habitado por el ego, gobernando a su voluntad, haciendo lo que desea con su visión parcial, animada por las sensaciones, los placeres inmediatos, las necesidades primarias. El mundo macro es habitado por el self, gobernado a voluntad del Gran Creador, haciendo lo que necesita el universo, animado por las intuiciones, dejándose fluir a través y por la energía realizadora del siempre siempre.
En el mundo micro, las cosas, los personajes, los sucesos tienen duración definida. En el mundo micro nada es eterno y todo termina… es como situarse en un universo pequeño que colinda con cuatro muros también pequeños, donde nada trasciende y todo parece ser urgente, inmediato y finito. En este mundo de cuatro paredes se desenvuelve lo que sirve, lo que es útil y, por lo mismo, lo que es aparente.
En el mundo macro, no hay cosas sino hechos, no hay personajes sino personas, los sucesos tienen importancia definitiva y aportan a la continuidad del universo. En el mundo macro todo es eterno y nada termina… es como situarse en un terreno verdadero que no tiene límites y cuyo horizonte es el cielo, donde todo transciende y, por lo mismo, todo es importante, todo es gobernado por una misión y una vocación que va más allá de nuestra realidad terrenal y acotada. En este mundo sin muros se lleva a efecto lo que es/será necesario, lo que es vital y, por lo mismo, lo que podrá durar para siempre.
Esa duración no está relacionada con el individuo, sino con la totalidad; es una duración que no se vincula con lo personal o con lo propio; es una duración que tiene que ver con la eternidad, con la esencialidad del universo y del orden vital del mundo que está bien hecho y que debe perdurar. Esta duración está vinculada con la pertenencia de lo humano a lo divino, con los Campos Elíseos, desde el cual pueden renacer indefinidamente todos aquellos valores que hicieron un bien, que rescataron una parte indispensable de la humanidad para hacerla permanecer por siempre jamás y que, por su valor, merecen pertenecer para siempre a las condiciones de la humanidad.
Si uno supiera las reales consecuencias de nuestra toma de decisiones, estoy segura de que éstas serían sopesadas de una forma diferente… porque uno entendería sus reales implicancias, entendería a cabalidad…. y se daría cuenta de que en realidad no se refieren a dos mundos físicos diferentes, sino a dos niveles de consciencia... En uno de ellos es en el cual uno decide vivir...



domingo, 9 de noviembre de 2014

... como el agua de una piscina


Pensaba que en la vida los sucesos se producen, para nosotros, de repente. Se hacen manifiestos para nosotros de repente, aunque estaban ahí, velados, creciendo, desarrollándose en silencio… hasta que un día, florecen… en todo su esplendor o en todo su dolor… se hacen presentes para modificar nuestra vida, en lo sustancial o en lo pequeño.
Un médico me explicó una vez que las enfermedades, por ejemplo, estaban ahí latiendo –como el agua de una piscina que va subiendo- hasta que de repente sus síntomas nos son evidentes y provocan todo tipo de trastornos inmediatos. Es como si el agua de esa piscina no hiciera daño alguno subiendo de nivel hasta que, repentinamente, nos llega a la nariz y nos deja sin respirar, provocando todo tipo de disturbios, alborotos y confusiones. Nuestro organismo que, hasta ese momento, ignoraba el riesgo que asumía en silencio, se ve invadido sorpresivamente de una cantidad de dificultades y obstáculos en su funcionamiento habitual.
Pensaba yo que esto es lo que deben haber experimentado los habitantes de Gaza en el Medio Oriente…. Su población debe haber habitado tranquilamente su ciudad hasta que se produjo el primer ataque. Ese primer ataque puede haber sido resistido tal vez con bastante energía y fortaleza, porque fue recibido desde el equilibrio y la salud. Pero ¿qué sucedió en la segunda embestida, cuando sorprendió a todo su pueblo herido, asustado y bombardeado? Los de antes ya no eran los mismos y esta vez las heridas se hacían sobre heridas y los dolores caían sobre dolores que aún no habían sido restaurados. Esa segunda vez, las defensas debieron estar más disminuidas y el mismo ataque debió producir más estragos que el primero, debilitando física, psicológica, económica y socialmente a la población, a los niños, a las madres, a los hombres y a sus familias. Pero habría de venir un tercer ataque, un cuarto y un quinto, cada uno de los cuales caería sobre un universo u organismo cada vez más dañado y más herido.
Las cosas van sucediendo un poco así en todo…. de a poco, hasta  manifestarse complemente, develarse completamente y demostrarse en todo su esplendor para poder ser experimentada también en toda su dimensión… y una vez que ésta se ha manifestado así, en su totalidad jamás dimensionada, se comienza realmente a tener experiencia de lo que esto traía en su interior. Sólo una vez que se manifiesta en su totalidad la parcialidad que no fue vista ni prevista, uno comienza a tener la experiencia de y solo entonces uno puede decir que sabe respecto de esto o de aquello…. Antes de eso, solo imaginaba… y la imaginación siempre está distante de la realidad…. aunque uno no lo crea….

viernes, 26 de septiembre de 2014

Divagando por las inconsciencias...


A veces se cruzan ideas por la mente que uno desecha con rapidez; otras veces, sin embargo, concurren ideas muy curiosas que, por alguna razón, quedan circunvalando en el cerebro…. tomando cuerpo y haciéndose cada vez más viables hasta casi ser reales. Algo de eso me ha ocurrido hoy con los contenidos del inconsciente –personal y colectivo- porque lo que dice la psicología es que dichos inconscientes no existen… no existen porque están en la oscuridad de la consciencia…. Y por lo tanto, digo yo, podrían existir… en la oscuridad de algunas/muchas consciencias; pero también podrían existir en la luminosidad de algunas inconsciencias… lo que querría decir que, para esas mentes, esos contenidos son conscientes. En este caso, los contenidos inconscientes, mas que ser inconscientes para todos, serían contenidos inadvertidos pero existentes… existentes en la inconsciencia de muchos y existentes en la consciencia de algunos. Por lo tanto, dichos contenidos, serían realmente inconscientes y serían también inadvertidos por muchos; pero, existentes.
La cualidad de existencia es lo que hace realmente la diferencia, porque en este caso serían contenidos aparentemente inexistentes –por lo inadvertidos- pero realmente existentes –e inadvertidos-.
Es lo que me ha estado pareciendo en estos días, que estos contenidos… existentes e inadvertidos para el gran número de personas, están presentes para poder ser vistos y distinguidos por quienes tengan la visión educada para poder percibirlos. Posiblemente nuestra visión o el nivel de consciencia que hemos alcanzado como humanidad, está en un estado tan precario que no nos permite visualizar esas realidades que, estando presentes, se encuentran cubiertas por algún velo –como diría Heidegger- que nos obstaculiza el conocimiento de la realidad que se encuentra tras ese velo; un velo que cubre las dimensiones más sutiles que se encuentran tras la materialidad… una materialidad que media entre nuestra capacidad de ver y la realidad a ser vista…. Una materialidad que hace que la realidad esté mediada por algun tipo de cobertor que impide alcanzar esa verdad que se encuentra tras ese manto protector.
Si esta posibilidad fuese real, los contenidos del inconsciente colectivo están mucho mas activos de lo que uno podría sospechar; participarían de nuestra realidad en forma continua, activando la imaginación –por el momento y para algunos- e incentivando sueños. Para otros, sin embargo, podrían ser mucho más visibles –sin necesidad de estar siendo invadido por ellos… que nos daría cuenta de un escenario menos conveniente- y estar colaborando, avisando, advirtiendo e informando de situaciones que ampliarían el sentido de todo lo que se está viviendo… porque mostrarían a cada instante que los diferentes seres con los cuales se comparte, no forman necesariamente parte de una misma especie, sino mas bien son actores de ese espacio llamado inconsciente –personal o colectivo-.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Mas de la sincronicidad....


Hemos conversado de esto antes. El tema, sin embargo, tan importante que vuelvo sobre él, porque cuando estas situaciones se producen, hay que escucharlas/ verlas/ hacerse cargo de lo que indican.
Se dice que hacer predicciones es posible cuando los hechos de los cuales se trata están muy distantes; es decir, cuando uno no se hace cargo del detalle, sino de los números macro… o de las teorías, que indican que, en principio, se da esta situación cuando las variables son tales y tales; pero esa relación puede no ser tal en “el detalle”, puede haber una “excepción” y en tales casos de dice nuevamente “la excepción confirma la regla”. Con esto se quiere puntualizar que en las grandes cifras, los sucesos operan en forma “estadística”; pero en los pequeños números, la estadísticas, las reglas y la causalidad no opera. Por el contrario, parece ser que a más pequeña la distancia de la cual se trate, menor adaptabilidad de esas reglas –que sí funcionan para los grandes números-. Por esto mismo, cuando se da una norma en lo pequeño, cuando se dan las “coincidencias significativas” éstas están haciendo referencia a situaciones que ameritan una doble mirada, un segundo click, una atención especial. No son coincidencias, sino alertas que nos está dando el universo –el mundo grande- para ser aplicado en la vida que estamos viviendo –el mundo pequeño-.
El mundo pequeño se rige por sus propias reglas; pero cuando este mundo pequeño es tocado por las reglas que rigen el gran universo, es porque ambos mundos están siendo conectados de alguna forma y dicha conexión no es sobre un asunto trivial, sino sobre un asunto de máxima importancia para nuestra vida cotidiana que está -con ese toque divino- siendo invitada a relacionarse con el mundo macro… están siendo ambos invitados a ser partes del mismo mundo, están siendo ambos invitados a fundirse y a ser parte de una sola y gran entidad que puede hacerse grande cuando lo requiera y volver a su detalle cuando lo precise. La sincronicidad será ese momento de unión entre ambos mundos, operando como un puente que conecta las verdades diarias con las verdades eternas; haciendo de las verdades pequeñas, grandes aciertos universales, válidos para todos los tiempos y todas las edades.
Por eso es importante tener consciencia de estos momentos –que a veces pueden tener una larga duración- en que la vida nos ilumina con esta apertura hacia lo universal y permanente, hacia lo que trasciende.